Sevilla Foto 2009: Imagen y ciudad | por Clara Morales

P1040454

De la ciudad, sólo nos queda asfalto. Esa es la imagen que nos ha quemado la retina, la que más conocemos. El suelo nos tiene hipnotizados cuando recorremos una y otra vez el mismo itinerario repetido, casa-trabajo-tienda y poco más. La costumbre deshace el poder de la imagen, haciéndonos capaces de pasar por esa luz, ese rincón, ese rostro sin inmutarnos. SevillaFoto dice “basta”, nos da aliento. Nos invita a mirar.

Durante un mes, del 7 de mayo al 7 de junio, la ciudad se puebla de fotografías. Este jovencísimo festival de tan sólo dos añitos quiere invadir la calle, pero también renovarla. En cada rincón, un vuelco a lo ya conocido. Y así, el mundo al revés te asalta cuando vas a comprar a la farmacia, una foto se te queda grabada en la ferretería, te tomas un café ante una carretera interminable o un helado se te viste de hada. Lo inaudito nos regala una ciudad-sorpresa. Nos regala, incluso, una mirada. Saber reconocer el instante, y saber atraparlo. SevillaFoto te lanza a la calle cámara en mano. Aprovecha el impulso, te quedan siete días para dejarte conquistar por la fotografía, para hacer tuya esta ciudad de todos. Aquí te dejamos unas cuantas ideas para que no te pierdas la traca final de un festival que echamos de menos 11 meses al año.

Exposiciones

– “Bruno Barbey 68”, Bruno Barbey
En 2008 celebrábamos el 40 aniversario del revolucionario mayo parisino. Eso no impide que este año volvamos a recordar el “Bajo los adoquines, la playa” que debería ser homenajeado cada día. Y para ello, Bruno Barbey, fotógrafo y testigo de excepción de aquellos días de imposibles posibles. Él estaba allí, y nos paga el pasaje en la máquina del tiempo. A falta de haber nacido unos años antes…
Hasta el 6 de junio en el Parlamento de Andalucía (C/ San Juan de Ribera).

– “Miguel Trillo. Identidades”, Miguel Trillo
Tras unos primeros trabajos experimentales, y con la llegada de la movida, Miguel Trillo alzó la vista: algo estaba cambiando. Los jóvenes eran la imagen más evidente de ese cambio, su actitud, su estética, ilustraban la historia. Así que este fotógrafo gaditano se lanzó al retrato como una nueva forma de fotografía documental, dejándonos el testimonio vivo de la transformación de nuestro país en las últimas tres décadas.
Hasta el 5 de julio en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (Monasterio de la Cartuja). Entrada: 1’80 euros, gratis los martes.

– fotoRutas
Fotografía y vida son un binomio inseparable. SevillaFoto lo tiene claro, por eso ha sacado las imágenes a la calle. ¿Por qué no una exposición colectiva fragmentada en una pensión, un restaurante, un videoclub, una peluquería? Aquí tienes una selección de los mejores espacios (y sus fotógrafos) de una de las iniciativas más frescas y originales del festival:
– Heladería Freskura (Vulcano 2) – Camino Laguillo
– Restaurante La Madraza (Peris Mencheta 21) – Elena Sánchez Balonga
– Ciudad Condal Café (Alameda de Hércules 94) – Manu Trillo (puedes descargarte sus imágenes con el Bluetooth de tu móvil)
– Ultramarinos La Clementina (Peris Mencheta 21) – Lucía Muñoz
– Bar Bobo (Amor de Dios esquina Alameda) – Tiago da Cruz
– La Tasca (Plaza José Luis Vila, donde también se realizan proyecciones) – Gabriel José García García

– Ciudad colectiva
Las ideas de espacio público, ciudad compartida, colaboración y multidisciplinaridad convergen en este iniciativa, semilla de todo el festival. En ella, fotografía y poesía se alían para reflexionar sobre el individuo frente a la ciudad, el concepto de megalópolis, el viaje circular, la ciudad olvidada, la inmigración… Buenas fotos y mejores textos de poetas como Carmen Camacho o Andrés Neuman mientras paseas por la Alameda.

P1040457

Y además… nuevos autores, estudio fotográfico encuentros, talleres…

Mientras, en Madrid, PhotoEspaña. No te pierdas el próximo número…

Más en redmensual.

juego de Tronos

29 junio 2009

Juego de Tronos | por Sergio Cárdenas

5

Cuando se juega al juego de tronos, sólo se puede ganar o morir.

Ganar o morir, una gran diferencia, como casi todos los aspectos de esta gran obra, lo que se puede observar echando un vistazo al lomo del libro y posando los ojos en el título de la saga. Canción de Hielo y Fuego. Dos conceptos extremadamente opuestos, como el norte y el sur o el invierno y el verano. Con esta saga, George Raymond Richard Martin, a partir de ahora El Maestro, sí, en mayúsculas, vuelve a la literatura tras una larga pausa de una decena de años.

El primer tomo de esta saga magistral, Juego de tronos, comienza con un comentario del autor, justo antes de los agradecimientos habituales, que dice una gran verdad sobre el libro y una de las primeras cosas que llama la atención. En palabras de Martin: Dicen que en los detalles está el demonio. Un libro tan largo como éste tiene muchísimos demonios, y hay que estar alerta para no caer en sus garras.

El libro está ambientado en una sociedad medieval muy parecida a la de Europa en el siglo XV y como tal tienen mucha importancia las casas nobles y toda la gente de la alta alcurnia. Ahí es donde se encuentran los demonios que Martin avisaba. En la cantidad de nombres de casas, patriarcas y matriarcas, vasallos, caballeros, escuderos y hasta mayordomos que el autor espera que el lector recuerde. Estos no son los únicos detalles que Martin quiere que el lector aprecie ya que cada capítulo es narrado desde el punto de vista de uno de los protagonistas y esta narración esta condicionada por detalles propios del personaje tales como su edad o incluso su estado de ánimo.

2

Con todos estos detalles, El Maestro crea una intrincada y preciosa historia con cientos de personajes con sus redes de interrelaciones y sin olvidar ninguno de esos detalles, por mínimo que sea, a lo largo de libros de casi mil páginas.

Y esto es todo lo que puedo contar sin introducir cosas que personalmente considero como spoilers. Si con estos escasos párrafos no he conseguido convencerte de leer tamaño libro, los detalles que yo considero spoilers no deberían bastar para desanimarte para leerlo, ya que lo que pueda contar en lo que me queda de artículo difícilmente puede estropear la obra, tanto por calidad como por extensión. Si os gusta la literatura de fantasía os encantará Juego de Tronos. Si no os gusta, es una de las mejores obras para empezar, aunque absorve mucho. Si no os gusta leer en absoluto os animo a empezar a leerlo o al menos esperar y ver la serie que está rodando y produciendo la HBO sobre el libro.

En cuanto a la historia hay una trama general y dos subtramas con menor importancia. La trama general está vagamente basada en la Guerra de las Rosas, una guerra civil que enfrentó a las casas Lancaster y York por el trono de Inglaterra durante el siglo XV. En la obra, la casa Stark (que representaría a la casa de los York) gobierna la región norte del continente de Poniente, una tierra de reinos, caballeros y casas nobles. El norte es una tierra fría y cruel incluso durante el final del verano que ha durado casi ocho años, porque las estaciones en el mundo de Poniente duran muchísimos años. Después de un largo verano siempre llega un largo invierno, y ese es el lema de los Stark: Se acerca el invierno.

A Eddard Stark, el patriarca de la casa Stark y Lord de Invernalia (el castillo que regenta) le ofrecen ser Mano del Rey, un puesto de gran honor para un hombre ya que la Mano gobierna el reino cuando el rey está ausente o enfermo y es su principal consejero y la voz del rey. Acepta a regañadientes porque detesta dejar a su esposa y a tres de sus hijos en el norte para ir a la corte al sur donde todos conspiran y se traicionan.

6

El hijo ilegítimo de Eddard Stark, Jon Nieve, de catorce años, se marcha al norte al Muro, una construcción gigantesca de hielo que separa las tierras de los hombres de un territorio que áun es habitado por monstruos y donde gobierna Mance Rayder, el Rey-más-allá-del-Muro, un rebelde salvaje que desafía las leyes de las tierras civilizadas. Jon va allí para vestir el negro, una expresión que se usa para las personas que se unen a la Guardia de la Noche: unos hombres que juran defender el muro durante toda su vida y sólo visten de negro. Las vivencias de Jon en el Muro se convierten en una de las subtramas del libro.
La otra subtrama la protagoniza Daenerys Targaryen, también llamada Daenerys de la tormenta, de trece años. No hace mucho tiempo era la casa Targaryen la que gobernaba los siete reinos en Poniente pero durante una guerra civil causada por las atrocidades cometidas por el rey Aerys el Loco puso fin al reinado de la casa de los dragones. Ahora reina allí Robert Baratheon, que Daenerys conoce como el Usurpador. Es el mismo hombre que pidió a su amigo de la infancia, Eddard Stark que fuera su Mano. Daenerys se encuentra en un continente distinto a Poniente donde ella y su hermano Viserys llegaron tras huir de su hogar durante la guerra civil. Allí, Viserys espera conseguir un ejército y volver a Poniente para reclamar su trono.

La trama general la protagonizan Eddard Stark, su esposa y sus hijos principalmente, además de Tyrion Lannister el Gnomo. La extraña muerte del mentor de Eddard y de Robert, la anterior Mano, lleva al primero a aceptar el puesto de Mano en la corte. Eddard pretende descubrir por qué la anterior Mano fue asesinada y para ello viaja al sur con sus dos hijas, Arya, de nueve años y Sansa, de once años. En Invernalia deja a su esposa Catelyn y sus hijos Rickon, de tres años, Bran, de siete años, y Robb, de catorce años, su heredero. Diversos acontecimientos llevan a Eddard a pensar el asesinato de su mentor y anterior Mano tiene más importancia de lo que parece e intenta ocultar actos de traición. Empieza a sospechar que detrás de todo está la mismísima reina, Cersei Lannister, y que pretende hacerse con el trono, cosa que su ambiciosa casa lleva buscando mucho tiempo. Diversos acontecimientos llevan a casi todas las casas a llamar a sus vasallos y preparar ejércitos para el comienzo de una guerra.

El estilo sobrio y serio del Maestro permiten al lector zambullirse de lleno en la intrincada historia. Con pocas pinceladas uno es capaz de imaginarse la escena a la perfección y sin esfuerzos, teniendo por ello más importancia los diálogos y las relaciones entre los personajes.

Más en redmensual.