siguiendo los pasos de Japón

6 agosto 2009

siguiendo los pasos de Japón | por Antonio Vázquez

Hace unas semanas leí en elmundo.es un artículo titulado “Ver televisión a través del móvil no interesa a los españoles”. En él se habla de la poca aceptación que tiene para el consumidor español la funcionalidad de ver la televisión a través del móvil.
Esta tecnología, llamada Televisión Digital de Movilidad (también TDT Móvil) tiene, como no puede ser de otra forma en el mundo de las telecos, multitud de inútiles estándares de transmisión y su implantación en España y, por lo general, en Europa, está siendo lenta, además los sondeos a los consumidores no son halagüeños a medio plazo. Creo que en elmundo.es se olvidan de añadir a ese título un “Pero no importa”, pues a los consumidores les acabará gustando.

Miremos el modelo a seguir. El objetivo para las empresas de telefonía, las telecos y la industria de generación de contenidos culturales es, sin duda, el triángulo formado por Corea del Sur, China y, sobre todo, Japón. El superdesarrollo de la TDT Móvil en este país se debe, siguiendo a Baquía, a las mejores infraestructuras y a la aprobación de estándares como el 3G allá por el remoto año 2001, mucho antes que el resto de Occidente. A esto sumamos la democratización de la gama alta de terminales móviles con una cantidad de funcionalidades que en España escasean y, tachán, tenemos el milagro tecnológico.

Pero no importa que vayamos con retraso, ya que sin duda uno de los objetivos políticos más acuciantes de estos momentos de crisis económica es incentivar, por una parte, el consumo de contenidos culturales y, a la vez, el de tecnología más sofisticada que potenciará aún más las capacidades de producción de contenidos, mejorando estos en cantidad y calidad. Básicamente es situar a la sociedad europea en la senda de los hábitos de consumo tecno-culturales que están abriendo los mercados asiáticos.

Dentro del proceso de cambio de una economía de producción industrial a una economía de producción cultural y de la atomización de las audiencias según el principio de soberanía del consumidor (Sanctificetur nomen tuum), esto es sólo un paso más en la carrera por privatizar el entretenimiento. Como estudiante de comunicación espero estos cambios relamiéndome por el aumento de las salidas profesionales y secándome el sudor frío por los posibles cambios sociales globales, que arrastrará todo esto.

Imagínate un niño, el más pijo, repelente, mimado y egoísta que puedas, ponle a su disposición un móvil para que vea la televisión y multitud de aparatitos para que esté siempre quieto, consumiendo, entretenido. Imagínate muchos niños así, y tendrás un vivo retrato de la estela de Japón. Y no te preocupes, si no estás de acuerdo, ya sabes que en tu cartera tienes las papeletas para votar.

publicado en redmensual 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: