eh, tío!

11 mayo 2009

eh, tío! por Ignacio Tudela

 ¡Eh, tío! es un webcómic de humor con un gran número de seguidores en la Red y que lleva ya cuatro años haciéndonos reír. Entrevistamos a su autor, Sergio Morán.
Vista del tejemaneje de eh, tío
Creo que la primera pregunta debe ser la típica que te habrán formulado miles de veces. ¿Cuál fue la razón por la que decidiste empezar un webcómic?
No estoy seguro, creo que en algún momento vi mis apuntes de álgebra, con más monigotes que matrices, y pensé para mí que era una lástima que esos dibujos se perdiesen. Sobre todo porque me dedicaba a prender fuego a mis apuntes tras cada examen.
Me gustaba el diseño web, así que me hice una página, donde subir esos monigotes, y le di aspecto de webcómic, ya que de aquella ya me leía unos cuantos americanos. Luego me apunté al WEE, y todo ha sido un desenfreno desde entonces…

“¡Eh, tío!” lleva cuatro años en la Red y contiene más de 600 tiras. Después de todo esto, ¿de dónde sacas la inspiración para seguir dibujando y contando historias?
La imaginación no es algo que se acabe, es como un músculo, y cuanto más lo ejercitas, más fuerte se hace. No es que me cueste más pensar una tira original que al principio, es que me cuesta mucho menos.
Ir por la calle, escuchando música, es suficiente para que esté pensando en alguna chorrada para pasar al papel. De
hecho lo normal es que me cueste desconectar, y si me viene la musa un poco tardía, me puedo pasar tres horas en la cama con los ojos como platos, riéndome solo, hasta que me levanto y lo apunto. Mi novia tiene mucha paciencia conmigo.

Como hemos dicho anteriormente, este mes de Abril se cumplieron cuatro años desde que empezaste “¡Eh, tío!” , ¿llegaste a pensar que llegarías tan lejos cuando empezaste a dibujarlo?
No. Nein. Niet. Ni de blas. Hace cuatro años para mí el cómic online era algo con lo que pasar el rato. Ahora es una parte esencial de mi vida, me ha conseguido amigos, trabajo, realización personal… y sé que no va a parar de hacerlo. Al principio no creí que llegase a la tira 50, ahora mismo sé que tendría que pasar algo muy gordo para evitar que llegue a la tira número 1000. Con dinamita de por medio.

En un principio, en “¡Eh, tío!” contabas historias que te tenían a ti y a gente de tu alrededor como protagonistas, sin embargo, después de cierta tira en que acababas (a base de plomo) con todos ellos te decidiste a empezar de nuevo con personajes ficticios. ¿Qué motivó este cambio?
Varias cosas, pero que se resumen una: Limitación.
Jugar con personajes reales es una buena fuente de inspiración, pero limita muchísimo. Si quería hacer un chiste sobre pareja, lo estaba haciendo sobre una pareja real, y esa pareja en la vida real podría romper, o podría discutir por el chiste… Además si usas a tus amigos como personajes, corres el riesgo de caer con facilidad en usar bromas internas, que sólo tus amigos entenderán, y así sólo tus amigos te leerán. Necesitas personajes fácilmente identificables, si quieres ampliar tu público.

Los protagonistas de “¡Eh, tío!” en la actualidad constan de un robot manejado por dos patos, una chica bastante loca llamada (irónicamente) Juana y un pingüino que grita “¡Sangrad!”, entre otros.
A pesar de que son personajes completamente ficticios, ¿hay alguna historia o algo de realidad detrás de su creación?
Cada personaje tiene un poco de historia, la verdad. Antuán lo creé hace años con un amigo, y lo reciclé, Leo está basada en una niña pija a la que le tiraba los trastos por entonces, Equis en principio iba a ser un guionista de cómic que a la vez era mercenario… Pero han evolucionado, y los personajes ya tienen vida y personalidad propia, no se parecen en nada a lo que eran en un principio. Ahora, como empiezo a tenerlos más definidos, intento explicarlos, y para eso nada mejor que empezar a contar su infancia, y hablar de su familia, así los entendemos un poco más. Y queda mucho por descubrir que no sabemos, yo el primero.
De hecho todavía no tengo claro si Equis y los patos es verdad, o sólo una broma.

Cambiando un poco de tema, ¿cuál es el proceso que llevas a cabo para dibujar cada tira?
Lo primero, por supuesto, el guión. Puedo tener alguna media idea, y la macero mientras voy caminando. Si no se me ocurre nada voy a correr, o me doy una ducha, eso espolea un poco las musas.
Con la idea ya pensada, hago un miniboceto de las viñetas. Cuando digo miniboceto es que mide 3 cm de ancho. Pero sirve para aclararme.
Luego empiezo a dibujar, hago el esqueleto a lápiz de las escenas, luego los detalles y luego lo paso a tinta. Lo escaneo y coloco las imágenes en las viñetas, con el ordenador. Luego coloreo, añado sombras, me tomo una cerveza y escribo los diálogos. Es una mala costumbre, lo mejor es escribir primero, y luego cuadrar la viñeta en torno a los diálogos, pero me he acostumbrado a trabajar así, es un vicio adquirido.
En total la tira me puede llevar desde una hora hasta tres, dependiendo de la longitud, y de el número de veces que abuse del ctrl+C/ctrl+V

¿Cuál crees que es el peor enemigo del dibujante?
Los velocirraptores, por supuesto.
Y el miedo, ahora en serio, el miedo a qué dirán de este dibujo, de esta historia.
Mucha gente cree no ser suficientemente buena para publicar, y no lo hace. Tienen miedo a que el público diga que no son buenos, y destruyan un poco su ilusión, así que prefieren no publicar, o hacer algo más “fácil” y menos arriesgado.
Los webcómics tienen la ventaja de que tú eres tu propio editor, y puedes publicar algo estúpido o arriesgado, y que lo peor que pueda pasar es una lluvia de comentarios negativos. Siempre merece la pena perder el miedo, y pasarlo bien. Solo así puedes ver el resultado, y aprender de él.

¿Cuáles crees que han sido tus influencias a la hora de desarrollar tu estilo de dibujo?
Como todos empecé copiando a Mortadelo, y a decir verdad no he conseguido alejarme mucho de él. Mi estilo es de la escuela Bruguera, personajes narizones.
Ahora mismo mi dibujante favorito es Jan, de Superlópez, personajes caricaturescos, pero tremendamente complejos y detallados. Una versión cartoon del mundo real.
En cuanto a guión, mis influencias son más amplias, y a la vez más claras. Se me nota el absurdo de Joaquín Cera (de Pafman), intento robar las expresiones de Monteys y
Fontdevila (Para ti que eres Joven), y la
manía de romper los clichés se la he quitado a Pratchett (Mundodisco) y a Whedon (Buffy).
Tanto en dibujo como en guión, me influye todo lo que leo y me gusta, y eso incluye a mis compañeros del WEE, he aprendido realmente mucho de ellos.

¿Qué consejos le darías a alguien que quisiera lanzarse a realizar su propio webcómic?
Que lo haga. Ya. Está tardando. Que deje de dibujar en el margen de su libreta de Cálculo, y lo publique en Internet, se apunte al WEE, y disfrute del viaje.
Sobre todo eso último, disfrutar. Que nadie aspire directamente a hacer un webcomic que le guste a todo el mundo. Primero haz algo que te guste a ti, y luego vete buscando el hueco, nadie nace aprendido.
Y si disfrutas del camino, la gente lo notará, y lo pasará bien contigo.

Muchos otros autores de webcómics han decidido pasar sus tiras al papel (El joven Lovecraft, Dragon Mail) publicando recopilaciones, ¿nunca has pensado en publicar “¡Eh, tío!” en formato impreso?
Todas las noches, antes de dormir, pero ¡eh,tío! es un webcómic hasta las trancas, las páginas no tienen formato definido, lo cual da mucha libertad, pero sería la pesadilla de cualquier maquetador. Las tiras de ¡eh,tio! no están pensadas para papel, pero eso no quiere decir que no se pueda sacar algo relacionado con ¡eh,tío! en formato impreso. Debería ser una historia con los personajes, autoconclusiva, pero no necesaria para la trama general, si
no sería traicionar al público de la web.
Tengo varias ideas, y estoy mirando cómo y el con quién. Pero no sé en qué acabará.

Aparte de “¡Eh,tío!”, ¿tienes algún otro proyecto paralelo o alguno que te gustaría realizar?
¡Demasiados! Acabo de estrenar otro webcomic, El Vosque, con una dibujanta de lujo, Laurielle. Tengo un proyecto con ziRta
del cual puedo decir poquillo, más que me haría mucha ilusión que saliese, sobre todo por el tema que trata. Estoy metido en otro proyecto alto secreto, del que sólo puedo decir que no es un cómic, pero es igualmente divertido. Quiero sacar también una sección en El Jueves, que ya tenemos hablada, estamos buscando el hueco.
También estoy metido en experimentos clasificados del gobierno, pero si te contase algo de esto tendría que matarte. En fin, que como ves necesito días de 178.

“¡Eh, tío!” forma parte de una extensa red de webcómics, la organización llamada “Webcómics en Español”(WEE), ¿cuál es exactamente la función que cumple? ¿Cómo surgió la idea de agrupar todos los webcómics realizados en lengua española?
Ayuda y promoción. El WEE tiene como objetivo promover el concepto webcómic, y para eso ayuda a la gente solventando dudas, con tutoriales, y también facilita el movimiento de tráfico por dentro. Al menos eso es la parte oficial, y esa parte la hacen bien.
Lo mejor es que el WEE además es una panda de colegas de lo mejorcito que te puedas encontrar. Cada vez que nos juntamos para un salón, gente de toda España, muchos de ellos sin haberse visto antes, arde Troya. He conocido grandes amigos ahí, entre ellos mi actual
compañero de piso y dos compañeros de trabajo. Y he conocido a mi actual novia ahí, y no somos la única pareja de autores que se ha formado. Como ves el WEE somos un grupo bastante majete. Un motivo en sí para hacer un webcómic, la verdad.
La idea surgió de manos de Beatriz Torres, comenzó a buscar autores de habla hispana, comenzando por México, y a ayudarlos a promover la promoción interna entre ellos. Al final acabó creando un monstruo compuesto por casi 300 personas, de diferentes países, un monstruo que genera una cantidad ingente de páginas de cómic al día, y bebe más o menos la misma cantidad de cervezas cuando se junta. ziRta es una de las personas que más pasión y fe tiene en los webcómics en español, podéis preguntarle.
Además es muy guapa.

Con el WEE habéis estado en numerosos Salones del Cómic de toda España, habéis editado fanzines (el Weezine) e incluso algunos de los miembros habéis dado conferencias en colegios, ¿piensas que se está viviendo un buen momento para el mundo del webcómic actualmente?
Sí, pero aún le queda mucha caña por dar.
La gente, como vosotros habéis hecho, cada vez se da más cuenta de que los webcómics son el futuro, y al ponerse a buscar quién ha empezado esta bola que no deja de crecer encuentran al WEE en medio. La bola sigue creciendo, autores de papel, como Monteys, de El Jueves, están empezando a meterse también en este mundo.

Para terminar, ¿cómo ves el futuro de los webcómics de aquí a unos años?
P’arriba. Como te digo, esto no deja de crecer, y espero que imite al mercado Estadounidense, donde los webcómics son negocio. Penny Arcade, por ejemplo, maneja cifras pasmosas, cifras que aquí nunca veremos, la verdad, el mercado inglés es enorme en comparación, pero aún así, el mercado español es suficientemente grande, y nosotros no hemos hecho nada más que darle un bocado a éste.
Hace 5 años el número de webcómics en español no llegaba a la veintena, y ahora son más de 300. El número de lectores ha crecido muchísimo más. Como todo en Internet, sube exponencialmente.
Bueno, pues muchas gracias por todo.
Muchas gracias a vosotros, por este hueco en la revista, de verdad. |

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: