los murciélagos más extraños de Europa

29 abril 2009

Los muerciélagos más extraños de Europa | por María Teresa Bernal

Los muros milenarios del histórico Real alcázar de Sevilla no son los únicos testigos de su belleza arquitectónica. En sus jardines, ocultos entre los árboles, habitan desde hace años unos inquilinos muy peculiares, los que son según los expertos, los murciélagos más raros de Europa: los “nóctulos gigantes”.

El lugar además debe resultarles bastante cómodo a estos animalitos ya que los nóctulos gigantes no son los primeros murciélagos que se instalan en él. A mediados del siglos XIX, Antonio Machado Núñez, zoólogo y abuelo de los poetas Antonio y Manuel, encontró en los Baños de María de Padilla ejemplares del “Barbatella barbatellus”, otra rara especie pero que, en la actualidad ya no comparten alojamiento entre sus parientes los nóctulos.

Las investigaciones del CSIC han demostrado que el nóctulo gigante es un mamífero aéreo de unos 50 gramos de peso, dotado con afilados colmillos y un eficiente sistema radar.

Su característica más peculiar es que remonta el vuelo hasta más de 1000 metros de alturas, lo que le convierte en el único animal capaz de capturar al vuelo y de noche aves migratorias. Suelen vivir en los países de la cuenca del Mediterráneo, donde convergen las rutas migratorias de las especies paseriforme paleárticas.
Esta especie ha sido considerada como “vulnerable” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. En Sevilla, sólo hay otro par de colonias de estos quirópteros tan difíciles de encontrar en el parque de María Luisa. Fuera de la capital hispalense se han encontrado ejemplares en los territorios de Huelva, Cádiz, Extremadura y Cataluña.

Su tendencia natural a vivir en los árboles grandes y viejos, casi huecos por dentro, representa una amenaza para su supervivencia, puestos que dichos árboles son los más expuestos a las talas y a la poda frecuente. Para evitar este peligro, los biólogos de la Estación Biológica de Doñana, han colocado nidos artificiales en los jardines del Alcázar. Son veinte cajas fabricadas en fibrocemento y corcho, de diferente tamaño, las más grandes para que críen las hembras y las pequeñas para que se refugien los machos. Con esta medida se pretende potenciar y estabilizar su población.|

Extracto del PDF redmensual.com Abril 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: